Hermanas

0 0

Hoy vengo a confesar que :  No me gustan los niños vestidos de comunión. Que me perdonen las madres de este país, pero es así. No lo puedo remediar.
Ellos de comandantes, tan serios, con sus chaquetas con hombreras y sus insignias  o con esos trajes de marineros en raso que no hay por donde pillarlos. Que si al menos fueran de Capitán como el de Zissou , con su gorrito rojo o de piratas, todo sería más divertido.
Y ellas. ¡Ay ellas! Ellas vestidas básicamente de cupcakes gigantes que no pueden ni moverse por miedo a manchar los bajos del vestido antes del Día C.
¿Y por qué? Porque dejan de ser niños. Y lo mejor de ser niño es eso precisamente, serlo.

Lo bueno, como en todo, es que siempre hay excepciones. La pequeña Iciar fue una de ellas.

Existen diseñadores que están haciendo unos trajes preciosos de comunión, diferentes, con los que los niños no pierden su esencia. Es el caso de Labubé que vistió a estas dos hermanas y a mí no podían gustarme más.

Ellas son Iciar y Rebeca, las sobrinas de mi querida Keyla de Tendencias de Bodas,   que junto a Sergio, su marido, les regalaron una sesión fotográfica por su comunión. Así fue como un día de verano nos dirigimos al Parque de la Quinta de la Fuente del Berro, un lugar con un encanto especial al este de Madrid.

Allí estábamos, en el asiento trasero de un coche, una rubia, una morena y una pelirroja, dispuestas a conocernos durante aquel trayecto de no más de quince minutos.

No había tiempo que perder, y Rebeca, la más pequeña, lo sabía muy bien. Así que decidió someterme a un tercer grado, porque claro, tenía que recabar información sobre esa tía que iba a hacerle fotos. Normal.
Así llega ella, que no te quita ojo y con todo su desparpajo te pregunta sobre tu maquillaje, tu familia, que si tienes novio, que por qué eres pelirroja. 
A partir de aquí, empezamos a entendernos. Te acaricia el pelo, te mira con cara de pilla y se parte de risa.  Y cómo no vas a enamorarte perdidamente de esos enormes ojos marrones.
Iciar mientras, más prudente, nos miraba de reojo sin poder reprimir alguna que otra carcajada.

Una cosa es clara, el amor fue mutuo, porque aquella tarde nos reímos de lo lindo.

 

01_infantil_primavera_neima_pidal

02_infantil_primavera_neima_pidal

03_infantil_fuente_del_berro_neima_pidal

04_infantil_primavera_neima_pidal

05_infantil_primavera_hermanas_neima_pidal

06_foto_infantil_primavera_hermanas_neima_pidal

07_foto_infantil_primavera_neima_pidal

08_foto_infantil_primavera_neima_pidal

09_infantil_fuentedelberro_neima_pidal

10_infantil_comunion_madrid_neima_pidal

11_comunion_labube_neima_pidal

12_comunion_la_bube_neima_pidal

12_foto_infantil_labube_neima_pidal

13_comunion_labube_neima_pidal 14_comunion_labube_neima_pidal

15_comunion_labube_neima_pidal

16_comunion_labube_madrid_neima_pidal

17_comunion_labube_neima_pidal

22a_infantil_primavera_neima_pidal

23a_infantil_primavera_neima_pidal

24a_infantil_primavera_neima_pidal

25a_infantil_primavera_neima_pidal

26a_infantil_primavera_neima_pidal

33a_infantil_primavera_neima_pidal

32a_infantil_primavera_neima_pidal

28a_infantil_primavera_neima_pidal

34b_infantil_primavera_neima_pidal

31a_infantil_primavera_neima_pidal

27a_infantil_primavera_neima_pidal

30a_infantil_primavera_neima_pidal

 

 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *